La malla anti-aves para la protección del cultivo de durazno.

por | 9 noviembre, 2015

REDUCE PERDIDA DE DURAZNO CON MALLA-ANTIPAJAROS

El cultivo de durazno (Prunus persica L. Batsch) en campo abierto tiene un indicé de vulnerabilidad ante cierta variedad de aves (nectarívoros-frugívoros) durante el desarrollo del árbol para la maduración de su fruto según la región y estación del año. Como una medida de protección es recomendable el uso de malla-antipajaros GUACAMALLAS. El durazno es un fruto muy aceptado fresco, deshidratado, en dulce, en almíbar así como en usos (botánico o naturismo) para algunas afecciones en la salud humana. Por ejemplo en una hectárea se llegan a plantar 400 árboles de durazno en el mes de junio a una distancia de 5×5 metros, produciendo cada uno 30 kilogramos de durazno aproximadamente, adquiriendo 40 rejas de cosecha por hectárea, una cifra esperada del productor en un plazo de 2 a tres años. En el periodo de maduración del árbol, el duraznero enfrenta ciertas problemáticas ambientales que afectan los plantíos de durazno y una de ellas es la llegada de ciertas aves en el periodo de floración y del ciclo del fruto que influyen en la disminución del rendimiento en la cosecha del durazno.

Por ello que para enfrentar este problema el duraznero lleva a cabo ciertas medidas de prevención para el control en la llegada de algunas aves, estacionales o migratorias, siendo este uno de los factores que complica el desarrollo del cultivo volviéndose una gran problemática para el agricultor.   Algunos de los métodos aplicados para el control de estas plagas es el uso de cintas de ultrasonido para ahuyentar a los pájaros, incluso simular un ave amenazadora que espante a los pájaros, de no funcionar este método se llevan a cabo otras medidas sumamente masivas que pueda atentar contra la vida de las aves más frecuentes en este cultivo como lo son: la Guacharaca Ortalis ruficauda , el Zamuro Coragyps atratus , los gavilanes Negro Buteo albonotatus Bebehumo B. platypterus y Habado Rupornis magnirostris; el Caricare Encrestado Caracara cheriway, la Palomita Maraquita Columbina squammata , la Paloma Turca Leptotila verreauxi , el Colibrí Serrano Gargantipunteado, el Carpintero Habado Melanerpes rubricapillus, el Cristofué Pitangus sulphuratus, el Cardenal Cara Negra Schistochlamys melanopis, el Curruñatá Azulejo Euphonia xanthogaster y el Gonzalito Real Icterus, alterando la función de cada una de ellas en nuestro ecosistema.

 

aves frugivoras del duraznowidth=”300″ height=”228″ /> Estas son las aves frugívoras que dañan los cultivos de durazno[/caption]

 

Figura. Tipo de aves que tienen contacto en el cultivo de durazno.

Las aves son atraídas por la coloración del fruto como por su aroma (flor-fruto) a una hora muy temprana, ya que en la etapa de floración aves nectarívoras mantienen contacto con la flor para su alimentación y con ello podrá a llegar a desprenderla de su tallo entre cada visita impidiendo su crecimiento y su maduración, en otro aspecto al ser atraídas otras aves la coloración desde la inmadurez del fruto hasta su madurez algunos pájaros picotean el fruto dejándolo manchado perdiendo su uniformidad influyendo en la elección del fruto en calidad para el mercado. Por ello es recomendable el uso de malla anti-pájaros GUACAMALLAS, ya que este método de protección del cultivo de durazno impide el fácil acceso de cualquier ave, no daña el árbol, flor o fruto y menos a la ave. Con herramientas como la red antiaves propiciamos el desarrollo del durazno de una manera más uniforme y de una calidad competitiva en el mercado.

Biol. Myriam Nazario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.